Nos ha llegado un estupendo bombardino Melton, después de un esfuerzo por parte de GoldBrass y una restauración complicada, el resultado salta a la vista. El cliente por supuesto, satisfecho.